El vestuario empodera, transforma y da confianza a cada uno de los participantes. Gian Carlos nos explica por qué.