Las comadronas se trasladaron a Ocú y empolleradas asistieron al Festival Nacional del Manito.