Bajo los principios de la no discriminación, los partidos políticos tienen derecho a contratar propaganda electoral.