En Rusia la mayoría de los niños con síndrome Down son entregados en adopción y muchos terminan en hospitales psiquiátricos. Una mujer busca cambiar las percepciones en un país marcado por los valores de la era soviética.