Los pequeños trovadores de Colón y Los Santos interpretaron una décima sobre el valor de la honestidad en el Torrente Valdiezo.