Una controversia entre bellas abrió la cantadera y es que la veragüense Pauleth y la herrerana Erika se convirtieron en las protagonistas de los cuentos de La Bella Durmiente y Bella (La Bella y la Bestia).