AFP

Llegar al ojo del huracán. Esa es la misión de los equipos del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos, que se arriesgan a volar a través de las tormentas para medir con precisión su fuerza y dirección.