AFP

Tras un siglo de espera, un eclipse total de Sol oscureció en pleno día la costa oeste de Estados Unidos, para desplazarse paulatinamente hacia el este, ante los ojos de millones de espectadores.