Ben Affleck

SHOWBIZ

El rodaje de la última película de Ben Affleck titulada 'The Way Back', en la que interpreta a un alcohólico en recuperación, arrancó cuando su estrella protagonista se encontraba todavía ingresada en una clínica de rehabilitación para lidiar con sus propios problemas de adicción, que arrastra desde hace décadas.

Publicidad

En aquel momento, el actor había recibido permiso del equipo médico que le atendía para abandonar el centro durante unas horas cada día y retomar así su carrera frente a las cámaras con un personaje cuya historia guarda unas sorprendentes similitudes con su propia trayectoria vital en los últimos años.

Sin embargo, su recuperación seguía siendo la prioridad absoluta del intérprete, que estuvo acompañado en todo momento de una especie de asesor o de "intermediario", según ha revelado ahora su compañero de reparto Will Ropp, que se encargaba de acompañarle cada día al set de rodaje y de escoltarle de vuelta a la clínica donde aún estaba recibiendo tratamiento, para asegurarse de que no corriera riesgos innecesarios que pudieran poner en juego su sobriedad.

A lo largo de la gira promocional de este nuevo trabajo, un drama deportivo en el que da vida a un hombre que jugaba al baloncesto en el instituto y que recibe una oferta para convertirse en el entrenador de su antiguo equipo, Affleck no ha ocultado lo catártica que ha resultado para él esa experiencia, que le obligó a enfrentarse a sus demonios del pasado.

"Hay ciertos aspectos de este personaje con los que puedo conectar a un nivel muy íntimo, como alcohólico en recuperación, con problemas familiares y que ha pasado por un divorcio", ha desvelado refiriéndose al final de su matrimonio con Jennifer Garner, la madre de sus tres hijos. "Siempre tratas de utilizar tu experiencia para ciertas partes de la historia, y para el resto usas la imaginación".

Publicidad