COCINA Cocina -  7 de junio 2015 - 05:00hs

¿Por qué no debemos soplar las velitas del pastel?

Todo cumpleaños pasa lo mismo: reunimos nuestros amigos más íntimos, ponemos un bello y rico pastel en el centro de la mesa, hacemos un cantadito, soplamos las velas y mentalmente pedimos un deseo. Esa tradición es practicada hace muchísimos años en diversos países y culturas. En Panamá, es una práctica tan común, que es difícil imaginar una celebración de cumpleaños de forma diferente. Pero ¿alguna vez haz sentido asco al ver alguien soplar las velitas?

Yo debo confesar que para mí no es nada atractivo. Sufro cada vez que veo una situación así.

Esa tradición de soplar las velitas comenzó en la antigua Grecia, cuando el pueblo llevaba diversos pasteles adornados con velas encendidas al templo de Artemisa, diosa de la caza. Las velas eran encendidas para brillar como la Luna, un símbolo popular asociado con Artemisa. Muchas otras culturas también hacían lo mismo, pero creyendo que el humo lleva sus oraciones a los cielos.

Pues bien. Independiente de las intenciones de cada uno al soplar la velita, lo cierto es que esa no es una práctica muy higiénica.

La Asociación Nacional de Salud de Australia recomienda que los niños no soplen las velitas por considerar que esa práctica ayuda a propagar gérmenes, bacterias y todo el tipo de enfermedad. De acuerdo al Australia’s Daily Telegraph, la asociación aconseja a las escuelas a optar por cupcakes individuales para que los niños disfruten de los días festivos sin poner en riesgo la salud.

Sin embargo, muchísimos médicos australianos creen que esas reglas de higiene son exageradas, ya que consideran que la exposición a las bacterias son esenciales para el desarrollo del sistema inmunológico de los pequeños.

¿Dejarías de comer un rico pastel por miedo de los gérmenes de tu amigo?, ¿Qué opinas sobre el asunto?