CRECIMIENTO Creciendo con Mamá -  24 de noviembre 2020 - 14:36hs

¿Qué debemos tomar en cuenta al escoger la primera bicicleta de nuestro (a) hijo (a)?

Marilyn Cejas
Por Marilyn Cejas

Si bien es cierto que los niños suelen estar listos entre los 5 y 6 años de edad para andar en una bicicleta de dos ruedas, existen opciones para los más pequeños, para que vayan adaptándose y aprendiéndose a pedalear.

Me refiero a la bicicleta que trae las dos ruedas atrás (ruedas de transición) , lo que les facilita el equilibrio y que se animen a montarse para comenzar a aprender. En la nota de esta semana quisiera contarles mi experiencia, mi niña cumplió sus 3 añitos el pasado 3 de noviembre pero meses atrás ya decía que quería una bicicleta.

Por eso y por el ánimo que le daba cada vez que hablaba sobre el tema, mi esposo y yo decidimos comprarle una, pero tomando en cuenta todos elementos para su seguridad.

¿Qué debemos tomar en cuenta a la hora de escoger la primera bicicleta de nuestros hijos ?

Comprar una bicicleta del tamaño adecuado (12 pulgadas), con las dos ruedas atrás. Hay que tener en cuenta que las bicicletas más grandes de lo apropiado son especialmente peligrosas. Escoger una que le llame la atención o de un diseño y color que le guste, por ejemplo, para las niñas es excelente unas que traen una canastita al frente y a veces otro asiento trasero como para colocar un peluche o muñeca. El casco, las coderas y las rodilleras deben ser parte del equipo necesario para que nuestros hijos anden en bicicleta. Llevarlos a un espacio abierto o parque al aire libre, que preferiblemente sea un área plana para que poco a poco vayan aprendiendo a pedalear, mi niña ya lo hace pero con un sólo pie, poco a poco irá aprendiendo hasta lograr hacerlo por completo. No dejarlos solos en ningún momento, siempre guiarlos y enseñarles. Definitivamente, la primera vez en bicicleta es algo que nunca se olvida y como madre me parece muy bonito ver cómo aprende mi niña, cómo va creciendo y avanzando en muchos aspectos, es un proceso de la vida que como padres debemos disfrutar mucho. ¡Que Dios me los bendiga!