Una particular forma de hacer participar a sus queridas mascotas de una de las fiestas más tradicionales de Estados Unidos, aunque muchos de los perros no lograr asustar a nadie en el desfile que realizan por Halloween en Nueva York.