AUSTRALIA Cultura -  15 de abril 2014 - 10:23hs

Un mechón de cabello de Napoleón y otros objetos del emperador robados en Australia

Un mechón de cabello de Napoleón y otros "valiosos" objetos fueron robados en un museo australiano que cuenta con una colección reunida por allegados del emperador francés cuando estaba exiliado en la isla de Santa Elena, informó el martes la policía.

Los ladrones se introdujeron en el edificio situado en la península de Mornington, en el Estado de Victoria (sudeste), precisó la policía, que estima que el robo puede haber sido hecho "por encargo" de un coleccionista privado.

"Los objetos robados incluyen un anillo y un medallón que contenía cabellos de Napoleón, una cinta en la que Napoleón escribió en 1815, y un estuche de tabaco rapé", según un comunicado de la policía.

La colección fue reunida por los descendientes del británico Alexander Balcombe, quien se encontró con Napoleón en Santa Elena, la pequeña isla del Atlántico Sur donde el emperador exiliado por los ingleses terminó sus días el 5 de mayo de 1821.

Alexander Balcombe "se sentó en las rodillas de Napoleón cuando era un niño", explicó el curador del museo, Steve York, al canal de televisión ABC.

"Su familia se hizo muy amiga del emperador cuando él fue enviado en exilio a Santa Elena", añadió.

Los Balcombe se instalaron después en Australia, a mediados del siglo XIX.

Diez objetos de la colección fueron robados, entre ellos un tintero de plata incrustrado con tres napoleones de oro hallados en uno de los bolsillos del derrocado emperador cuando falleció.

Varias miniaturas del personaje histórico y de su primera esposa Josefina también desaparecieron.

"Esos objetos no tienen precio porque son irremplazables. Estamos trastornados", declaró Steve York.

El resto de la colección -unos 500 objetos- fue cambiado de lugar para más seguridad.

Según la policía, el robo no duró más de diez minutos y parece haber sido cuidadosamente preparado. "Pensamos que los objetos robados están destinados a un coleccionista privado. Podría tratarse de un encargo", dijo un oficial de policía, Michael Lamb.