La selección española, campeona del mundo en Sudáfrica, se concentró en la Ciudad del Fútbol, para comenzar a preparar el primer partido de 2011, un amistoso ante Colombia, con la baja de Cesc Fábregas por gastroenteritis y Fernando Torres como atracción tras su traspaso al Chelsea.