Especulaciones de supuestos sobornos, la convocatoria del ex defensa del Barcelona Rafael Márquez e intentar cambiar el horario del partido; parecen ser muestra de la presión que hay por el partido que disputará Panamá contra México el próximo 11 de octubre en el estadio Azteca.