Lagos Economía -  20 de agosto 2012 - 16:01hs

Shell pagó millones a fuerzas nigerianas a cambio de protección

LAGOS, ( AFP ). Un organismo observador de la industria petrolera dijo este lunes que la compañía Shell pagó al ejército y a la policía de Nigeria, acusados de violar los derechos humanos, 65 millones de dólares durante dos años para que garantizaran la seguridad de sus instalaciones.

Citando documentos filtrados de la compañía, el organismo Platform, con sede en Londres, dijo que Shell gastó un total de 383 millones de dólares en seguridad en Nigeria entre 2007 y 2009, la época en que alcanzó su mayor intensidad una rebelión en el Delta del Níger, muy rico en petróleo.

Esos fondos sirvieron para costear la propia fuerza de la compañía anglo-holandesa, que cuenta con 1.200 miembros, y también para pagar a los alrededor de 1.300 funcionarios de las fuerzas del gobierno que trabajaron en la seguridad de las instalaciones de Shell, según Platform.

Según los documentos, hubo una partida de 127 millones de dólares que se gastó en la categoría "otros", sin más precisiones.

"Hay pruebas de que Shell destinó este presupuesto a una serie de fines dudosos", según el informe.

"El gasto total de Shell en fuerzas gubernamentales en Nigeria alcanzó una cifra estimada en 65 millones de dólares. Se trata de una transferencia clamorosa de fondos y recursos de una empresa a unos soldados y policías conocidos por sus habituales violaciones de los derechos humanos", según Platform.

Un portavoz de Shell en Nigeria se negó a comentar las informaciones de Platform, y se limitó a decir que la protección del personal y los activos de la empresa son "la mayor prioridad de Shell".

El investigador del organismo observador para Nigeria, Ben Amunwa, dijo a la AFP que el informe estaba basado en documentos facilitados a Platform por una fuente cercana al presupuesto de seguridad de Shell.

El informe de Platform recoge que, según cables diplomáticos estadounidenses filtrados por la web WikiLeaks, parte de los fondos de la compañía fue a manos de grupos rebeldes del Delta del Níger.

En un comunicado enviado a la AFP, Shell indicó: "Siempre hemos tenido conciencia de las dificultades de trabajar en países como Nigeria. En el período al que se refiere ese informe, la insurgencia armada en el Delta del Níger estaba en su culmen, y requería un nivel de gasto en seguridad relativamente elevado".

En esta nota: