BRASIL Economía -  10 de septiembre 2015 - 12:11hs

Brasil: inflación se ralentiza en agosto pero acumula 9,53% en 12 meses

La inflación en Brasil se desaceleró a 0,22% en agosto, el menor registro para este mes desde el 2010 y 0,4 puntos por debajo de julio, aunque sigue cerca de sus máximos desde 2003 en la medición a 12 meses.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) informó que la tasa acumulada a 12 meses es de 9,53%, levemente por debajo del 9,56% que anotó el mes pasado, y en lo que va del 2015 la subida de precios es de 7,06%, muy por encima del 4,02% de igual periodo del año pasado y también próximo a su techo en 12 años.

En otra señal del deterioro que atraviesa la séptima economía del mundo, que en el segundo trimestre entró oficialmente en recesión, el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto mostró aumentos en los costos de educación (0,82%) y en el grupo de los combustibles, que tuvo alzas en la gasolina (0,67%) y el etanol (0,6%).

En contrapartida, el rubro alimentos y bebidas retrocedió un 0,01% y los gastos de vivienda anotaron un 0,29%, por debajo del 1,52% del mes pasado.

"De julio para agosto, varios ítems se abarataron, destacándose los pasajes aéreos, cuya caída de 24,9% generó una contribución de 0,11 puntos porcentuales (negativos) al resultado mensual", señaló el IBGE en un comunicado.

Este mes, el Banco Central puso fin a una saga de siete alzas consecutivas de la tasa de interés de referencia y la mantuvo en 14,25% anual, señalizando que esa política monetaria de contención de los precios está dando señales de agotamiento en el actual marco de estancamiento de la actividad.

El Gobierno impulsó un conjunto de medidas de austeridad este año que fueron resistidas por el Congreso, y a fin de agosto envió por primera vez en la historia un presupuesto para 2016 con un déficit primario de 0,5% del PIB. Esa fue una de las razones citadas por la calificadora de riesgo Standard & Poor´s para quitarle en la noche del miércoles el grado de inversión al país.

La presidenta Dilma Rousseff, cuya popularidad está en niveles de un dígito, dijo este jueves que trabaja en en un plan de austeridad que incluye un alza de impuestos para intentar compensar el déficit fiscal.

Según datos oficiales, la séptima economía del mundo se contraerá 1,49% en 2015 -las estimaciones privadas están por encima del 2%-, completando un ciclo de un lustro con crecimiento nulo o bajo.

En esta nota: