EFE

Con la firma de la ley que aumenta el salario mínimo a 15 dólares por hora, California marca desde ahora la pauta a nivel nacional y da un paso que puede ser vital en la lucha de activistas y sindicatos para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores de bajos ingresos.