España responde con nuevos precios a protestas agricultores

AP

El gobierno español aprobó nuevas normas para los precios de los comestibles en los supermercados, en respuesta a las semanas de protestas de los agricultores por la caída de sus ingresos.

Bajo las nuevas normas, aprobadas el martes por el consejo de ministros del gobierno de coalición, los contratos entre los agricultores y ganaderos, por un lado, y las empresas distribuidoras de verduras, frutas y carnes deberán reflejar los costos de producción y exigir que los precios de venta minoristas no sean inferiores a aquéllos. Las nuevas normas no requieren aprobación parlamentaria.

Publicidad

En tanto, miles de agricultores tomaron las calles en la provincia sureña de Jaén y en Alicante, en el este, donde bloquearon autopistas con tractores y quemaron cajones de productos agrícolas.

El gobierno español, en el poder desde hace dos meses, ha enfrentado protestas del sector durante el último mes. Reclaman que lo que se les paga por sus productos suele ser inferior a sus costos de producción.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, dijo que las nuevas normas responden a los reclamos “legítimos” de agricultores y ganaderos.

Una excepción a las nuevas normas corresponde a la venta promocional de productos alimenticios con fechas de vencimiento inminentes, acorde con el objetivo a largo plazo de reducir el derroche de alimentos.

Planas atribuyó los precios injustos a la volatilidad del mercado, el impacto de las disputas comerciales en el mundo y desastres relacionados con el clima, así como los desequilibrios en los mecanismos de fijación de precios.

Publicidad