México Economía -  10 de abril 2020 - 16:24hs

Algunos pueblos de México bloquean el paso a personas ajenas

Los habitantes de algunos pueblos costeros o pintorescos de México están bloqueando las carreteras a sus comunidades, en algunos casos erigiendo barricadas con escombros, para evitar que familiares, turistas y personas ajenas puedan contagiarlos con el coronavirus.

El viernes se anunció que estarían cerradas dos de las tres carreteras que conducen al destino turístico de Puerto Peñasco, en la costa del Golfo de California, y que cualquiera que ingrese estaría sujeto a una cuarentena forzada de 12 días. Las únicas personas que pueden entrar son los residentes.

“No se permite la entrada a nadie que no resida en Peñasco; familiares, turistas y personas ajenas al municipio tienen prohibido el acceso a fin de evitar posibles contagios”, dijo el alcalde Kiko Munro.

Oscar Castro, director local de salud, reconoció que por ley a los residentes no se les puede prohibir salir o regresar, pero que si deciden regresar, serán puestos en cuarentena. El funcionario agregó que Puerto Peñasco actualmente no tiene casos de coronavirus y que quieren mantenerlo así. Aquí hay un estricto toque de queda.

Muchas de esas poblaciones carecen de los recursos de atención médica para hacer frente a un gran aumento en los casos y ya han podido ver lo que está sucediendo en áreas muy turísticas: la tasa de infección per cápita más alta de México se encuentra en el estado de Quintana Roo, donde se encuentra el famoso Cancún.

Más al sur, en la ciudad de Rincón de Guayabitos, en la costa del Pacífico, un video difundido en redes sociales mostraba camiones de basura dejando escombros de construcción en una carretera que conduce a la ciudad para evitar que entren turistas.

En la comunidad vecina de Sayulita, los habitantes difundieron videos de retenes que ellos mismos colocaron y donde pedían a los visitantes que dieran vuelta atrás.

Eso ocurrió después de que el gobernador de Nayarit, Antonio Echeverría, criticó a los turistas del estado colindante de Jalisco a quienes acusó de ser "irresponsables" por irse de vacaciones "incluso siendo positivos de coronavirus".

"Siempre serán bienvenidos, pero ahora en esta ocasión deberían quedarse en casa", dijo Echeverría.

Tepoztlán, un pintoresco pueblo de montaña al sur de Ciudad de México, cerró los accesos y emitió un comunicado que decía: "Damos las gracias a todos los que han dado prioridad a la salud de la gente y han cerrado sus puertas: hoteles, restaurantes, bares, zona arqueológica, museos, spas, cafés, operadoras turísticas, etc. Es momento de solidarizarnos y cuidar de nosotros".

Hasta cierto punto, las acciones de los gobernadores y alcaldes son solo la extensión lógica de la política del gobierno federal. La Secretaría de Gobernación (Interior) dijo en un comunicado que los gobernadores han acordado hacer un esfuerzo para mantener cerrados los destinos turísticos.

En esta nota: