Agencia EFE

Redacción Cultura (EFE). Un sencillo diseño de dos piezas de Dior en tono blanco, peinado en corto, maquillaje natural y apenas complementos; esta discreta combinación ha alzado esta noche a Charlize Theron con el premio a la más elegante de la alfombra roja de los Oscars, demostrando que menos es más.

La actriz sudafricana, que ha pasado como una exhalación por la alfombra roja, ha dado una lección de estilo y sofisticación con un sencillo estilismo en una de las alfombra más reñidas del año, y en el que la mayor parte de sus compañeras han optado por colas quilométricas, patrones corte sirena, lentejuelas, brillos y una amplia y variada gama cromática.

Publicidad

Ralph Simmons, uno de los más apreciados diseñadores de las actrices, firma este diseño para la casa Dior, y también el de otra de las más elegantes de la noche, Jennifer Lawrence, que ha optado por un diseño de la casa francesa en seda blanca drapeada, con escote palabra de honor y una falda con vuelo tipo can-can.

Los complementos y joyería de la protagonista de "El lado bueno de las cosas" ha sido discreta -consigna que han seguido el resto de sus compañeras-, un delicado collar con caída hacia la espalda, pendientes en tono claro a juego con sus ojos y un mínimo bolso 'clutch' han sido sus únicos complementos.

En líneas generales, el tono de la alfombra roja del Teatro Dolby de Los Ángeles ha sido poco arriesgado, una noche en el que las actrices han apostado por las bazas seguras del rojo, el escote palabra de honor, alguna que otra espalda abierta y vertiginosos zapatos que previsiblemente no llegarán al final de la ceremonia.

Junto a estas dos indiscutibles ganadoras, también las ha habido menos acertadas, y es que se esperaba mucho más de los armarios de Anne Hathaway o Nicole Kidman.

La primera ha arriesgado demasiado con Prada en rosa palo, destilo Audrey Hepburn, con la espalda abierta y poco favorecedor; mientras que la segunda ha optado por un vestido de lentejuelas en tonos grises y negros.

Otras en cambio han salido mejor paradas, pero por su apuesta sobre seguro, Jennifer Anniston y su rojo Valentino palabra de honor ha sido una de ellas, en una línea similar a las actrices Reesee Witherspoom, enfundada en un azul eléctrico, o Jennifer Garner con su Gucci violeta.

Aunque Theron y Lawrenece han sido las más impactantes, se han tenido que batir en duelo con una elegante Amy Adams y su interminable vestido en tul gris tórtola, firmado por Oscar de la Renta, o Kerry Washington con un palabra de honor en coral de pedrería -en la parte superior- de Miu Miu.

Las veteranas Sally Field y Jacki Weaver, ambas nominadas, han escogido los tonos rojos para ir a juego con la alfombra, la primera con gasa y volantes, y la segunda con toques brillantes.

Para actores y actrices esta es también una noche de trabajo, por eso muchas optan por la comodidad, así lo ha asegurado Halle Berry con un Versacce en tonos gris plata, que pidió a Donatella para parecer "una chica Bond".

Los brillos de lentejuelas y cristales han estado muy presentes, unas con menos acierto, como Catherine Zeta-Jones o Renée Zellweger con dorados; y otras con más seguidores como Jessica Chastain y Naomi Watts con sendos Armanis, que se ha ganado el favor de comentaristas y usuarios de redes sociales.

Adele ha brillado también gracias a los apliques de pedrería de su diseño negro similar al que lleva en cada ceremonias, una silueta "que le sienta bien" y que consigue en cuello cerrado, patrón hasta el suelo, y en esta ocasión un peso que rondaba los 15 kilos.

En cuanto a la representación española ha estado encabezada por un discreto Paco Delgado, nominado en el apartado de mejor vestuario, quien ha optado por un estilismo totalmente negro, con esmoquin, pajarita y camisa oscuras.

El artífice de "Lo imposible", Juan Antonio Bayona, ha preferido no arriesgar con el tradicional esmoquin de gala, mientras que el mexicano Gael García Bernal ha elegido un traje completamente negro, a juego con gafas ahumadas.

Tampoco han faltado las anécdotas de la noche, dos accidentados han hecho el 'paseillo' ayudados por muletas, ha sido el caso de Kristen Stewart, que no ha abandonado su habitual gesto de desaire, y el del realizador Tim Burton con el brazo en cabestrillo y acompañado por su mujer y sus inclasificables estilismos.

Pero la ganadora del instante más tierno ha sido para la pequeña Quvenzhané Wallis, la más joven nominada de la historia, que ha acompañado su vestido azul petróleo con un bolso modelo 'perro de peluche', que ha enseñado a su rival Jessica Chastain, y es que en la alfombra roja hay cabida para todo.

Publicidad