EEUU Famosos -  2 de junio 2016 - 10:04hs

Hijos del príncipe Guillermo tienen una vida normal

Que el príncipe Guillermo quiere que sus hijos Jorge (2 años) y Carlota (13 meses)- fruto de su matrimonio con Catalina de Cambridge, a la que conoció en su época universitaria- crezcan lo más alejados posible de la atención mediática no es ningún secreto.

Por eso se siente inmensamente agradecido de que su abuela, Isabel II, y su padre, el príncipe Carlos, le hayan apoyado en todo momento para darle la oportunidad de llevar una vida lo más normal posible dentro de las circunstancias.

"No es ningún secreto que William no quiere que los medios de comunicación se metan en su vida, y estando en el campo puede escapar de todo eso. La reina y el príncipe de Gales le han dado su bendición para que viva su vida como él quiera, y Guillermo les está más que agradecido. Eso les permite a Catalina y a él ir construyendo su vida familiar dentro de la mayor normalidad posible", reveló una fuente a la revista Vanity Fair.

El duque de Cambridge no quiere que la experiencia que él tuvo en su infancia, durante la que se vio expuesto a un escrutinio mediático constante, se repita ahora con sus hijos a quienes quiere criar en un ambiente mucho más privado."Guillermo no quiere que Jorge y Carlota pasen por algunas de las experiencias que tuvo que vivir él de pequeño. Todo lo que hace por su familia es algo que ha meditado largo y tendido", añadió otro informante.

Lo cierto es que Guillermo y Catalina siempre ofrecen una imagen de normalidad en sus apariciones públicas fuera de su agenda oficial. Sin ir más lejos, el fin de semana pasado aprovecharon la competición internacional de saltos de caballo en Houghton Hall (Inglaterra) para ponerse al día con sus amigos mientras sus pequeños disfrutaban de una jornada de juegos al aire libre.

"Estaban hablando y riéndose con un grupo de amigos. Ellos se sentaron con los niños en el césped junto al lago, como el resto del público. Estaban disfrutando de un día normal fuera de casa como una familia más, sentados en la hierba en pantalones vaqueros. Carlota estuvo corriendo por ahí. Es pequeña pero no para quieta. Los niños estuvieron jugando y corriendo mientras los adultos estaban sentados comiendo tarta en platos de cartón, incluido Guillermo", informaba otra persona a la revista People.