El príncipe Guillermo y la duquesa Catalina

Showbiz

Las experiencias que el príncipe Guillermo está viviendo como piloto de helicópteros medicalizados en la región de East Anglia (Inglaterra) son en buena parte de los casos extremadamente difíciles de asimilar a nivel emocional, pero el buen humor y los momentos de desconexión que comparte con sus compañeros de trabajo -quienes le apodan "will.i.am", como el artista- les ayudan a liberar tensiones y a unirlos como personas."[Bromear entre nosotros] nos ayuda a descargar el estrés y al mismo tiempo nos une más como equipo.

Cuando vivimos situaciones similares, hablar sobre ellas nos permite superarlas juntos, y estar unidos como equipo nos sirve para poder lidiar con todo ello y pasar página de cara al futuro", revela en un vídeo emitido por la BBC.A pesar de los peligros y los dramáticos momentos a los que inevitablemente debe enfrentarse a diario, el hijo del príncipe Carlos también disfruta trabajando "en equipo" y enfrentándose a toda clase de retos, algo que no suele experimentar durante sus compromisos oficiales como miembro de la casa real.

Publicidad

"Siempre tengo ganas de venir aquí cada día. Me encanta trabajar en equipo y hacer algo que mi otro trabajo [sus labores más ceremoniales] no me permite: estar más en el lugar de los hechos y buscarte la vida por ti mismo", aseguró en la misma grabación.Además de su profunda vocación de servicio público, el duque de Cambridge -padre de los príncipe Jorge (3) y Carlota (1) junto a su mujer, la duquesa Catalina- también ha puesto de manifiesto últimamente que es todo un experto a la hora de asistir a sus amigos en temas relacionados con la paternidad."Es muy bueno dando consejos, especialmente en el tema de paternidad", asegura su compañero James Pusey en el citado vídeo durante una conversación que mantiene con Guillermo.

Publicidad