Juan Carlos I

Showbiz

El rey Juan Carlos sigue recuperándose con total normalidad del triple 'bypass' coronario que le fue implantado el pasado sábado en el hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón (Madrid), por lo que resulta comprensible que aquellos que han podido visitarle en las últimas horas hayan desplegado ante los fotógrafos sonrisas mucho más amplias que en los días inmediatamente posteriores a su intervención quirúrgica.

El último de los miembros de la familia real en hacer acto de presencia en el centro médico, en cuyos alrededores siguen apostados numerosos reporteros gráficos, ha sido nada menos que el actual soberano, Felipe VI, quien ha aparecido este jueves en solitario y sin interactuar demasiado con la prensa al margen de algún que otro saludo con la mano.

Publicidad

Un día antes, era la infanta Elena, también sin sus hijos, quien acudía al hospital para interesarse por la evolución de su progenitor. En su caso, la primogénita de los reyes eméritos sí se animó a ofrecer unas breves pero ilustrativas declaraciones acerca del optimismo con el que todos encaran la enésima convalecencia de don Juan Carlos.

"Se está recuperando muy bien. Muchas gracias por vuestra paciencia", comentó la infanta a los periodistas congregados para revelar, a continuación, que al menos ella no tiene conocimiento alguno sobre la fecha en la que su padre recibirá el alta hospitalaria.

"Ni idea, no me lo dicen", les contestó.Además de estas dos últimas visitas protagonizadas por la infanta Elena y el rey Felipe en solitario, en los últimos días Juan Carlos I ha podido ver a todos sus hijos -la infanta Cristina también se ha presentado dos veces en el hospital Quirón-, a la reina Sofía y a casi todos sus nietos.

El único de ellos que no ha podido comprobar de primera mano el estado de su regio abuelo ha sido Pablo Urdangarin, segundo retoño de la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin, quien se encuentra concentrado en Nantes con su equipo de balonmano.

Publicidad