Kim Kardashian y Kanye West

SHOWBIZ

La ciudad mexicana de Cabo San Lucas, en el estado de Baja California, lleva años destacándose como uno de los lugares de descanso y desconexión predilectos de las celebridades estadounidenses, pero ahora también puede atribuirse el título de 'nueva ciudad del amor' gracias al fin de semana tan romántico del que disfrutó allí uno de los matrimonios más mediáticos del mundo: el formado por Kim Kardashian y Kanye West.

Como han revelado fuentes de su entorno al portal de noticias E! News, lo cierto es que el polémico rapero ya se encontraba en la zona -en una villa privada ligada a un lujoso resort turístico, nada menos- por motivos de trabajo y, en concreto, como consecuencia del aislamiento total que necesita para componer sus sesudas canciones. La llegada de la estrella televisiva supuso, de esta manera, una grata sorpresa de San Valentín para el artista.

Publicidad

"Kanye llevaba unos días en la ciudad, trabajando en su nueva música, y Kim voló hasta allí para sorprenderle y pasar buena parte del fin de semana a su lado. Ha sido un fin de semana muy tranquilo y romántico. Básicamente no salieron del recinto", ha explicado un informante al citado medio, antes de hacer referencia a los reparadores masajes de los que disfrutó la pareja y a la presencia incluso de un chef a su entera disposición.

Curiosamente, la madre de la celebridad, Kris Jenner, y su compañero sentimental, Corey Gamble, también sacaron el máximo partido a esos idílicos días de asueto en Cabo San Lucas, aunque el mismo confidente se ha encargado de señalar que estos optaron por alojarse en una zona residencial de la ciudad bastante alejada de la escogida por Kim y Kanye, padres de los pequeños North, Saint, Chicago y Psalm.

Publicidad