Tristán Ulloa durante su estancia en el hospital Infanta Leonor (c) Instagram

SHOWBIZ

El actor Tristán Ulloa, quien hasta la semana pasada permanecía ingresado en el hospital Infanta Leonor de Madrid tras haber dado positivo en coronavirus y desarrollar graves síntomas ligados a la enfermedad, ha regresado este viernes al mismo centro médico para someterse a una revisión y, asimismo, para hablar con tantos trabajadores como pudiera a fin de conocer de primera mano el ambiente que se vive estos días en las instalaciones.

A pesar de que las estadísticas en relación con el número de infectados y, desgraciadamente, de fallecidos en España sigue ofreciendo resultados desoladores, el intérprete gallego ha querido mandar un mensaje de optimismo a sus seguidores con una crónica que, ante todo, destaca la leve mejoría que ha experimentado la sobrecarga del sistema sanitario y el pequeño respiro del que disfrutan los profesionales.

Publicidad

"Estuve hablando con varios de los trabajadores y trabajadoras. Se respiraba otro aire y estaban con otro ánimo más calmado, prudente y contenidamente contentos porque casi no había gente. Nada que ver con la semana pasada", ha contado el protagonista de películas como 'Lucía y el sexo' en su cuenta de Instagram, antes de compartir directamente el testimonio que le ha brindado uno de sus interlocutores.

"Alguno se atrevía a decir: 'Hemos pasado el pico'. Eso sí, ahora muchos de ellos están cayendo. Ahora nos toca cuidar de ellos. Y cuando pase esto también tendremos que seguir cuidándolos, cuidar de nuestra frágil memoria. Qué extraño todo y qué afortunados somos de teneros", ha añadido Tristán en su publicación.

En el plano más personal, el artista de 49 años ha celebrado abiertamente que su "organismo" esté volviendo poco a poco a la normalidad tras una estancia hospitalaria sin duda muy dura pero que, afortunadamente para él y para su familia, ha dado como resultado un final feliz y esperanzador de cara al futuro: "Todo en mi organismo va volviendo a su sitio, sin prisa, sin pausa. Lo mejor: pocos pacientes", comenzaba su relato.

Publicidad