Raquel Perera y Alejandro Sanz el día de su boda, en el año 2012

SHOWBIZ

La exmujer del cantante Alejandro Sanz, Raquel Perera, ha hablado sin tapujos sobre el conflictivo proceso de divorcio en el que se encuentra inmersa junto al intérprete, así como del sinfín de emociones que le invadieron ante el fin de sus casi diez años de relación sentimental, en la primera entrevista que la empresaria concede al semanario ¡Hola!, cuya portada ocupa en su edición de este miércoles a través de una foto que la retrata radiante y feliz de comenzar una nueva etapa a todos los niveles.

"Creo que nuestra historia de amor no se merecía un final con jueces", ha asegurado tajante sobre las disputas legales que mantiene con el que fuera el hombre de su vida, de quien reconoce que le sigue queriendo pese al fin de su convivencia y las decepciones sufridas en consecuencia. "He llorado y he gritado a solas para sacar toda esa cólera que me poseía. He querido odiarlo, aunque lo cierto es que no lo lograba", ha añadido.

Publicidad

Hay que recordar que la también psicóloga abandonó a principios de septiembre la ciudad de Miami, donde residía desde hace ocho años con los pequeños Dylan y Alma, los dos retoños que tiene con su exmarido, para dar comienzo a una ilusionante era en la ciudad de Madrid. Además de la emoción que se desprende de su vuelta a casa, Raquel y Alejandro, quien pasó el período de confinamiento doméstico derivado del coronavirus en la capital española, pueden coordinarse mejor ahora en relación con las responsabilidades paternales que comparten.

"Necesitaba cerrar una etapa antes de abrir una nueva, y cerrarla en paz, con la conciencia tranquila", ha explicado sobre el importante cambio de vida que trae consigo su traslado a España desde el otro lado del Atlántico. "La familia que construimos ha superado mis sueños y expectativas. Mis hijos están hechos de mucho amor", ha presumido a continuación sobre el mejor legado que podría haber tenido su extinta historia de amor con Alejandro Sanz.

Publicidad