EEUU Famosos -  11 de marzo 2021 - 09:32hs

El secuestro de los perros de Lady Gaga podría haber sido un ritual de iniciación en una banda

La policía no descarta que la mujer que devolvió los dos bulldogs franceses de la cantante a su hogar pudiera haber estado implicada en su secuestro, en el que resultó herido el cuidador de los animales, y ha pedido a Gaga que no le pague aún la recompensa ofrecida inicialmente

El pasado mes de febrero Lady Gaga se llevó uno de los peores sustos de su vida cuando dos de sus tres bulldogs franceses - Gustav y Koji- fueron secuestrados y el hombre encargado de pasearlos recibió varios disparos en el pecho durante el forcejeo, todo ello mientras la cantante se encontraba rodando un nuevo proyecto en Italia.

Afortunadamente, el cuidador de sus mascotas, Ryan Fischer, se está recuperando poco a poco pese a la gravedad de sus heridas y sus perritos fueron devueltos a casa sanos y salvos por una mujer que, en principio, tendría derecho a cobrar la recompensa de medio millón de dólares que la estrella del pop había ofrecido a cualquiera que le ayudara a reunirse con Gustav y Koji.

Sin embargo, las autoridades le han pedido que no entregue aún el dinero porque la investigación policial sigue adelante y aún no se ha descartado que la persona que supuestamente encontró a los animales estuviera involucrada en el 'secuestro perruno' desde el principio. Según señala el portal TMZ, no existen pruebas de que esta mujer fuera uno de los desconocidos que atacó a Ryan en plena calle, pero sí que podría haber estado involucrada en la planificación o haber ayudado a encubrir a los secuestradores.

En un giro inesperado de los acontecimientos, los agentes también contemplan la posibilidad de que se trate de un ritual de iniciación de una banda callejera, ya que estos han proliferado recientemente en el área de Los Ángeles. En los vídeos grabados por las cámaras de seguridad de la zona, se puede apreciar que el cuidador de los perritos no estaba realmente cerca de ellos cuando le dispararon y por tanto no habría habido realmente necesidad de 'quitarle de en medio', lo que apoyaría la teoría de un crimen de bandas.

En esta nota: