EEUU Famosos -  23 de marzo 2021 - 09:16hs

George Clooney enseña a sus hijos a gastar bromas pesadas a su madre

El astro de Hollywood ha revelado orgulloso que sus dos retoños, los mellizos Ella y Alexander, ya han heredado el carácter bromista de su progenitor

El oscarizado George Clooney no podría estar más orgulloso de aquellos rasgos propios que han empezado a florecer ya en sus dos retoños, los mellizos Ella y Alexander, aunque es probable que a su esposa Amal Alamuddin no le hagan demasiada gracia algunas de las 'perlas de sabiduría' que el astro de Hollywood está compartiendo con los niños para que empiecen a parecerse un poco más a él.

Tanto es así, que el intérprete estadounidense cree que sus hijos heredarán más pronto que tarde su condición de experto en bromas pesadas, ya que se está esforzando sobremanera a la hora de enseñar a los pequeños cómo sacar de quicio a su madre con sus gracietas y travesuras. En el fondo, el objetivo que se ha marcado Clooney con tan sorprendente entrenamiento no es otro que el de ayudar a su mujer a desconectar brevemente de los asuntos tan serios e importantes que ha de abordar en su condición de jurista especializada en derechos humanos.

"Creo que mi trabajo como padre consiste en enseñarles a hacer cosas terribles, y la verdad es que disfruto mucho entrenando a mis niños para que puedan hacer cosas que resulten chocantes para su madre", ha argumentado el carismático artista a su paso por el programa matutino 'Today', de la cadena NBC. "Es muy divertido, si lo piensas bien, porque quizá un día te encuentras a Amal hablando con el juez de un caso en Sudán, o en Myanmar... Puede que te la encuentres manteniendo conversaciones muy importantes por videollamada, y de repente aparece en escena mi hijo con un pañal en la cabeza. ¡Es pura genialidad!", ha añadido.

Preguntado sobre la actitud que exhibe Amal en lo que a impartir disciplina a los niños se refiere, George Clooney ha reconocido abiertamente que normalmente es él quien acaba recibiendo la mayor parte de las regañinas, ya que la reputada abogada es plenamente consciente del origen de tantas bromas pesadas a la par que ingeniosas. "No, no, el que necesita disciplina soy yo, no ellos. Ella lo sabe perfectamente y me dice: '¿De verdad? ¿Eso es lo que les has enseñado hoy?'. Y yo le digo la verdad: 'Lo peor que puedes hacer es dejarme a solas con ellos durante un largo período de tiempo, porque van a aprender cosas geniales conmigo'", ha señalado.

En esta nota: