Fútbol Fútbol -  2 de noviembre 2018 - 16:35hs

Arquera alimenta ilusión panameña de primer mundial femenino

Después de viajar a su primera Copa del Mundo de varones en Rusia, Panamá palpita de repente la posibilidad de lograr una clasificación inédita a la máxima cita del fútbol femenino. Y la principal razón que alimenta esta ilusión corre por los guantes y reflejos de una chica de 17 años.

Yenith Bailey se consagró como la mejor portera en el pasado torneo clasificatorio de la CONCACAF al Mundial femenino de Francia del 2019 con impresionantes intervenciones que ayudaron a que Panamá lograse un repechaje para disputar contra Argentina el último boleto del continente a ese campeonato, en duelos de ida y vuelta el 8 y 13 de noviembre.

Con dos viajes mundialistas y uno al fútbol femenino de los Juegos Olímpicos, la selección albiceleste luce como clara favorita para hacerse con el pasaje. Sin embargo, las panameñas saben que han llegado tan lejos y que están a solo dos partidos de un viaje histórico hasta hace poco inimaginable.

“Me siento bien por haber llegado hasta aquí, hemos marcado una línea”, dijo Bailey en una entrevista telefónica con The Associated Press. “Nos ganamos el cariño de mucha gente en Panamá y afuera”.

Bailey es oriunda de un barrio capitalino panameño castigado a menudo por la violencia que ha tocado, inclusive, a su familia. Contó que a dos de sus hermanos los mataron.

Desde niña, a pesar de la reticencia de sus padres, le gustó el fútbol y lo practicó en las calles y la escuela, hasta enrolarse en un club como volante central. La descubrieron como portera justo durante un partido en que decidió colocarse los guantes ante la lesión de la arquera de su equipo el año pasado, hecho que le sirvió para que fuese tomada en cuenta en la selección de la categoría Sub17 y después a la que viajó a la eliminatoria en Frisco, Texas.

“Más que nada ha crecido mucho, se ha desenvuelto”, señaló a la AP el técnico del equipo Víctor Suárez, quien llegó a Panamá en 2001 para jugar en el torneo de primera división y luego se dedicó a promover el fútbol de mujeres.

Panamá logró avanzar contra todos los pronósticos a la semifinal en Frisco después de ganarle 3-0 a Trinidad y Tobago, perder ante la poderosa selección de Estados Unidos 5-0 y derrotar a México 2-0, lo que le aseguró al menos el pasaje para el repechaje. En semis, cayó derrotada por Canadá 7-0 y luego perdió en tanda de penales (4-2) frente a Jamaica después del 2-2 en el tiempo reglamentario en el choque que daba el tercero y último boleto directo a Francia.

Pese a la goleada frente a las estadounidenses, Bailey salvó su arco en numerosas ocasiones con reacciones impresionantes, a tal punto que al final del partido se le acercaron varias jugadoras rivales y miembros del cuerpo técnico para felicitarla. Fue la figura, pese a la paliza.

El entrenador de las arqueras de la selección panameña, Ángel Williams, aseguró a la AP que varias universidades estadounidenses se han interesado por la portera, que cumplirá los 18 años el 29 de marzo.

A Williams le llama la atención la seguridad que muestra bajo los tres palos esta estudiante de comercio del quinto año de secundaria en una escuela pública.

“Para la edad que tiene hace cosas como si fuera una arquera de 27, 26 años, con tantos partidos jugados”, señaló. “Domina muy bien el juego aéreo, sabe, sale. La madurez con que ha manejado los juegos”.

Afirmó, empero, que Bailey “todavía tiene cosas de niña; pregunta muchas cosas que desconoce, pero en la cancha ella se transforma y se arriesga a todo cuando está portereando”.

De la noche a la mañana, ahora Bailey es toda una heroína en su país, aunque su felicidad es a medias. Asegura que a diferencia de la selección masculina que disputó el Mundial de Rusia --el primero en la historia del país-- el equipo de mujeres no cuenta con igual apoyo económico y del público. “Me hacen sentir que están y no están”, expresó.

Las panameñas viajan el domingo a Argentina para el choque de ida el jueves.

En esta nota: