Higuaín muy cerca de reencontrarse con Sarri en Chelsea

AP

En medio de versiones de que su pase a Chelsea está hecho y una misteriosa fiebre, Gonzalo Higuaín volvió a perder los estribos ante su ex club Juventus en el que pudo haber sido su último partido con el Milan.

El delantero argentino quedó relegado a la banca el miércoles durante la mayor parte de la Supercopa italiana ante Juventus, con la explicación oficial de que padecía “fiebre”. Pero ingresó para los últimos 20 minutos.

Publicidad

La aportación de Higuaín fue nula. En inferioridad numérica, el Milan sucumbió ante Juventus, pero el “Pipita” acaparó titulares de todas formas.

Indignado por lo que consideró una decisión injusta del árbitro, Higuaín reaccionó furibundo al término del partido y debió ser contenido por sus compañeros.

Publicidad

No es la primera vez que Higuaín protagonizó una rabieta frente a Juventus. En noviembre, en su primera cita ante los Bianconeri tras ser cedido a préstamo al Milan, Higuaín marró un penal y fue expulsado por reclamarle al árbitro. El jugador acabó llorando.

Higuaín se mostró parco al regresar a Italia procedente de Arabia Saudí el jueves.

Ante el asedio de los periodistas, uno de los cuales le preguntó si le alegra poder reunirse con Maurizio Sarri en Chelsea, Higuaín respondió lacónico: "buscan crear un problema, conmigo no lo conseguirán”.

Tras echar de menos a un goleador de primera línea la pasada temporada, el Milan cifraba grandes esperanzas en Higuaín cuando desembolsó 18 millones de euros (21 millones de dólares en su momento) en una cesión que incluía la opción de compra por 36 millones de euros (42 millones de dólares) al cabo de la temporada.

Pero Higuaín se ha quedado debiendo, con ocho goles en 22 partidos en todas las competiciones. Es una cifra muy distante a los 36 tantos que facturó en 35 partidos ligueros en su única temporada bajo la dirección de Sarri en Napoli, un récord del fútbol italiano que propició que Juventus rompieron su propio récord al pagar 90 millones de euros (99 millones de dólares) por el jugador.

Sarri supo aprovechar al máximo al enigmático atacante, algo en lo que otros técnicos no han tenido suerte. Tras su primer partido al frente de Chelsea, Sarri dijo que lamentaba no haber podido fichar a Higuaín en el verano europeo.

Cinco meses después, todo apunta a que está cerca de conseguir al delantero que quería.

Versiones de prensa en Italia dan por consumado que Juventus y Chelsea tienen pactado un préstamo de seis meses, con la obligación de una segunda campaña a préstamos si se alcanzan ciertos objetivos por el jugador y el equipo.

Los rumores de una salida de Higuaín cobraron más fuerza por haber sido el único jugador que no posó en las fotos del equipos con el príncipe saudí Abdulaziz bin Turki Al-Faisal en la previa de la Supercopa en Yeda. El Milan salió a decir que el jugador estaba recibiendo tratamiento.

Su ausencia en el once titular disparó las conjeturas, pero el técnico rossonero Gennaro Gattuso insistió que se debió a una fiebre.

Gattuso no quiso especular sobre la posible salida de Higuaín.

“No sé si es fue su último partido, no puedo responder a eso”, dijo Gattusso. “Tengo que pensar en otros 25 jugadores”.

Publicidad

Publicidad