La competencia está cada vez más difícil y ya es evidente en el escenario de los sueños.