La famosa película de Pixar se inspiró en la heroica historia de una octogenaria de Seattle