AP

El bombero Li Xiaobin, de tan sólo 22 años de edad, cargó un tanque de gas con las manos descubiertas el martes en la ciudad de Kunming, provincia de Yunnan, suroeste de China, cuando su escuadra realizaba una misión en un edificio residencial. El fuego se inició alrededor de las 17:00 del martes en un edificio residencial en la ciudad de Kunming, cuando un tanque de gas fue autoincendiado y luego explotó. Li tomó el tanque de gas en llamas sin dudar, corriendo escaleras abajo en un minuto, y los otros bomberos en terreno enfriaron de inmediato.