La policía estimó que 13 litros de aire comprimido habían sido inyectados en el cuerpo de la víctima que, al estar ebrio, no se despertó.

AFP

Lo que pretendía ser una broma de colegial acabó saliéndose de control: la justicia noruega condenó a varios meses de cárcel a un grupo de jóvenes que, durante una fiesta, habían inyectado aire comprimido en el recto de un compañero.

Tras los hechos, que ocurrieron en 2018 durante una fiesta en la que el joven se había quedado dormido, la víctima se quejó de problemas físicos y psicológicos.

Publicidad

"Por mayoría, el Tribunal estima probado más allá de toda duda razonable que el demandante fue expuesto a un impacto de significativa potencia a nivel del recto tras la inyección de aire desde el compresor, lo que provocó una alteración de las funciones del recto y del esfínter", según el veredicto consultado por la AFP el martes.

Los cinco acusados, de unos veinte años en el momento de los hechos, habían alegado una broma de colegial, habitual, según ellos, en las fiestas de su organización de representación de la juventud rural.

Si bien reconocieron que las bromas por lo general son aceptadas por los participantes en este tipo de encuentros festivos --el denunciante había cometido él mismo algunas--, los jueces estimaron que los acusados "en este caso habían ido mucho más lejos" de lo que es aceptable.

"Bajar el pantalón de una persona para después acercar un objeto al recto es una violación grave de la integridad física que no puede compararse con hacer unos dibujos con rotulador o pintura de aerosol", señaló el tribunal.

La policía estimó que 13 litros de aire comprimido habían sido inyectados en el cuerpo de la víctima que, al estar ebrio, no se despertó. Una cifra que no puede establecerse con certeza, juzgó el tribunal del distrito de Jaeren.

Cuatro de los acusados fueron condenados a hasta siete meses de cárcel por atentar contra la integridad física y/o por haber grabado la escena y haberla difundido en las redes sociales, y el quinto a una simple multa.

El denunciante también será compensado con unos 8,500 euros (unos 10,000 dólares) por daños y prejuicios.

Publicidad