El primer enfermo que ha recibido un trasplante total de cara en todo el mundo ha accedido hoy a mostrar su nuevo rostro el día en que ha recibido el alta médica, cuatro meses después de la operación en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona.