Los habitantes de la India se han convertido, sin su conocimiento, en conejillos de indias de las farmacéuticas occidentales que prueban sus medicamentos en ese país. Estadísticas de las organizaciones no gubernamentales que así lo aseguran, demuestran que el índice de muertes durante estos procedimientos han aumentado en los últimos años.