La basura continúa acumulándose en las calles de Nápoles, en el sur de Italia, mientras varios grupos de vecinos bloquearon el tráfico y esparcieron residuos sobre la calzada en protesta por la situación que vive la ciudad italiana.