Las lluvias que afectan a Colombia desde comienzos de septiembre, que han causado hasta ahora 134 muertos y unos 534.000 afectados, tienen ahora con el agua al cuello a Bogotá, una ciudad de ocho millones de habitantes en estado de emergencia.