Lima Internacionales - 

América Latina espera un nuevo Papa con la fe católica estancada

LIMA, ( AFP ). Mantener el tradicionalismo o renovar a la Iglesia son opciones que el nuevo Papa debe sopesar en América Latina, la región del mundo con el mayor número de fieles católicos, si desea mantener unido al catolicismo para frenar el laicismo y los movimientos evangélicos, afirmaron analistas a la AFP.

La Iglesia necesita fortalecer su papel en la región, " mostrarse viva y muy activa ", pero no hay espacio para una juventud crítica, señalan los expertos.

"La inmensa mayoría de los católicos no practica su propia fe. Muchos la han dejado de lado y hay millones de fieles que nunca van a la iglesia", señala a la AFP el profesor Jeffrey Klaiber, historiador de religiones en la Universidad Católica de Lima.

"No hay espacio para los jóvenes críticos que quieren ver más justicia y paz en el mundo, y que se sienten también católicos", señaló.

Según Klaiber el estancamiento del catolicismo es global y se debe, sobre todo, al ambiente espiritual poco atractivo para un joven que quiere escuchar un mensaje sobre sus problemas en la vida, y a una formación en seminarios con una mentalidad muy tradicionalista".

"Los jóvenes no se sienten muy involucrados en la iglesia de los dos últimos Papas", Juan Pablo II y Benedicto XVI, que gobernaron El Vaticano entre 1978 y el 2013, acotó Klaiber.

"La idea de Benedicto XVI de volver al latín en la misa para reforzar la identidad fue un error. Roma no se da cuenta de los miles (de católicos) que no van a misa", señala el profesor Klaiber como ejemplo de tradicionalismo en el siglo XXI.

"En ese sentido, los evangélicos entran a una tierra de nadie", explica Klaiber al contextualizar la facilidad relativa con la que grupos evangélicos crecieron en las últimas décadas.

Por ello Klaiber desconfía de las cifras oficiales del Vaticano que señalan a América Latina como la región con más católicos. De los casi 1.200 millones de católicos que hay en el mundo, 586 millones viven en el continente americano, incluidos 483 millones (41,3%) en América Latina, según cifras del Vaticano.

"Yo siempre cuestiono las estadísticas que ponen a América Latina como la región con más católicos en el mundo. Formalmente sí lo es: la gente se identifica en un registro como católico, pero no son practicantes", concluye.

Avance evangélico

Brasil, con 123 millones de fieles es el que mayor número tiene en la región seguido de México, con casi 93 millones. En ambos países, sin embargo, los católicos pierden fieles ante el avance de las iglesias evangélicas, un fenómeno que se repite en toda Latinoamérica.

Fernán Altuve, un laico conservador y consultor en temas eclesiales en Perú, minimizó el impacto protestante en América Latina y dijo a la AFP que el catolicismo creció en Estados Unidos al mismo tiempo que los grupos evangélicos se expandieron por América Latina.

"Hoy tenemos un crecimiento inmenso del catolicismo en Estados Unidos y hay una multiplicación de grupos cristianos en la región, pero que no mantienen una unidad sino que son de distintas denominaciones y no representan orgánicamente una rivalidad estructural para la iglesia católica", señaló Altuve.

"En el mundo hay una crisis de espiritualidad, no sólo del catolicismo", remarcó Altuve, que abogó por la preservación de la identidad católica tradicional como garantía de consolidación de la fe.

"La tesis de que la iglesia tiene que renovar su discurso a tono con la calle no tiene ningún sentido. Cada vez que ello ocurrió, ha tenido dificultades mientras que cuando ha mantenido su identidad doctrinal prosperó y creció", subrayó a la AFP Altuve en relación a la interpretación que le dio el sector progresista de la Iglesia a las reformas del Concilio Vaticano II (1962).

Según Altuve, el Vaticano retomó el rumbo tradicionalista y cerró esa etapa "afortunadamente durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI".

Javier Chichizolla, un activista laico en grupos católicos moderados en Perú, señaló a la AFP que los movimientos eclesiales laicos son "el presente y el futuro de la iglesia" ante la presencia de los movimientos evangélicos.

"En ese sentido el laicismo no es una preocupación porque estos movimientos eclesiales renuevan y mantiene viva la fe y surgen, en algunos casos, como un complemento a las parroquias de los barrios", aseveró Chichizola.

La tarea de esos movimientos es volver a reclutar "a los católicos no practicantes o católicos bautizados que se alejaron de la iglesia", remata este activista.

En el mundo los católicos son la confesión cristiana mayoritaria, con 1.200 millones de fieles. Otros 1.000 millones de cristianos pertenecen a las diversas familias protestantes (calvinistas, luteranos, evangélicos, metodistas y pentecostales) o a las iglesias anglicana, ortodoxa y iglesia "precalcedonianas" u orientales.

En esta nota: