Más de 24 horas después del terremoto de magnitud 6,6 que causó más de 200 muertos y desaparecidos y cerca de 11.300 heridos en Sichuan, en el sudoeste de China, miles de socorristas trataban el domingo de rescatar a las víctimas.