Tras una operación sin precedentes, el "Costa Concordia” quedó erguido de nuevo frente a las costas de la isla italiana del Giglio.