GINEBRA Internacionales -  20 de noviembre 2013 - 18:03hs

Líder iraní respalda negociaciones nucleares

Una nueva ronda de negociaciones sobre el programa nuclear iraní comenzó de manera espasmódica el miércoles, con una reunión que finalizó a pocos minutos de empezar entre advertencias del líder supremo iraní sobre ciertas "líneas rojas" más allá de las cuales su país no aceptará acuerdos.

Un alto funcionario estadounidense dijo que la reunión general era solo una formalidad y que continuarían los encuentros bilaterales durante la tarde en busca de un acuerdo preliminar por el cual Irán aceptaría detener su programa nuclear a cambio de un levantamiento parcial de las sanciones.

Ambas partes han dicho que es posible llegar a ese acuerdo preliminar en los próximos días. Pero también hubo intercambio de recriminaciones, reflejo de casi una década de negociaciones que apenas últimamente mostraron avances.

Existen también otras presiones. El presidente estadounidense Barack Obama enfrenta la oposición a un acuerdo por parte de Israel, Arabia Saudí y detractores en el Congreso, según los cuales el acuerdo preliminar tal como está previsto le daría a Irán demasiado alivio a cambio de pocas concesiones. Su argumento es que no se puede confiar en Teherán. Obama y su equipo de seguridad nacional sostienen que vale la pena correr el riesgo porque la alternativa es una guerra que nadie quiere.

El líder supremo iraní, ayatolá Alí Jamenei, dio su apoyo a las negociaciones, pero insistió que hay un límite a las concesiones que Teherán está dispuesto a hacer. Dijo que Israel es el "perro rabioso" de la región, declaración que el presidente francés Francois Hollande calificó de "inaceptable".

La portavoz francesa Najat Vallaud-Belkacem dijo a la prensa en París que semejantes expresiones sólo sirven para complicar las negociaciones, pero que Francia aún espera que se llegue a un acuerdo.

El premier israelí Benjamin Netanyahu dijo tras una reunión en Moscú con el presidente Vladimir Putin que "creemos que es posible llegar a un acuerdo mejor, pero eso nos obliga a ser congruentes y persistentes".

En la ronda anterior, semanas atrás, Francia dijo que quería imponer condiciones estrictas en cualquier acuerdo preliminar. Al cabo de las negociaciones, ambas partes dijeron que hubo avances, pero que persistían diferencias de cara a un acuerdo final.

Jamenei no dio más detalles en un discurso ante un grupo paramilitar en el que buscó aplacar a los sectores intransigentes de su régimen a la vez que expresar apoyo a sus negociadores. Pero su mención de los "derechos nucleares" de Irán fue interpretada como una alusión al enriquecimiento de uranio.

Irán ha insinuado que podría detener el enriquecimiento de uranio en el 20%, el nivel más alto que se sepa que ha alcanzado. Pero sus gobernantes han dejado en claro que no desistirán de la capacidad del país de fabricar combustible nuclear, el punto central de las negociaciones, ya que con el mismo proceso se puede fabricar material para generar electricidad o para armas atómicas.

En las conversaciones con Irán intervienen Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania.