La muerte cerebral de un camarógrafo herido el pasado jueves durante una manifestación en Río de Janeiro volvió a situar las protestas en el foco de atención y puso de manifiesto la escalada de violencia contra periodistas, a falta de cuatro meses para que comience el Mundial de Fútbol 2014.