FRANCIA Internacionales -  16 de abril 2014 - 12:13hs

Cohn-Bendit se despide de la política con una profesión de fe europeísta

El ícono de las protestas estudiantiles de París en mayo de 1968 y actual diputado ecologista europeo Daniel Cohn-Bendit se despidió el miércoles de la política con un encendido discurso a favor del federalismo en una Europa confrontada al auge de los nacionalismos.

"Estoy a favor de la creación de Estados Unidos de Europa, creo que una Europa federal es el futuro del bienestar social, de una Europa en la que todos los ciudadanos tendrán un lugar socialmente", dijo Cohn-Bendit, de doble nacionalidad francesa y alemana, durante la última sesión plenaria de la legislatura en la sede de Estrasburgo (este de Francia), antes de las elecciones europeas del 25 de mayo.

"Me dirán que soy un soñador, adversario del modelo centralizado", pero "el federalismo es el futuro, es la modernidad", subrayó quien fue conocido en sus orígenes como "Dany el Rojo".

"No luchen para defender proyectos nacionales, no hay un interés común reducido a un interés nacional", expuso quien se dio a conocer en su juventud como uno de los líderes de la ocupación de la Sorbona en 1968 y por su actitud irreverente ante el poder.

Siempre fiel a su estilo iconoclasta, Daniel Cohn-Bendit, que no se presenta para un nuevo mandato, pidió a sus colegas que "no tengan miedo" de combatir "las ideologías de los antieuropeos, de derecha como de izquierda".

"Hagan como el escritor francés Albert Camus, seamos Sísifo; es difícil, es duro, pero no tengan miedo de enfrentar las tonterías" de los extremos, agregó.

"Tu intervención mostró lo que faltará en la próxima legislatura", dijo el presidente del Parlamento Europeo, el socialista Martin Schulz, al retomar la palabra.

Schulz elogió a su "amigo", de quien dijo que fue "un referente en la formación de la identidad política".

"No escogí seguirte, elegí mi propia formación, pero fuiste para toda una generación un ídolo y desde todo punto de vista para este Parlamento un enriquecimiento", terminó.

Cansado "por la edad, el físico, por el hecho de que tuve un cáncer de tiroides. A los 69 años alcancé el límite físico", afirmaba Cohn-Bendit, líder de la bancada ecologista, hace pocos días en una cena con periodistas.

"Luego de 20 años en el Parlamento Europeo, tengo ganas de hacer otra cosa, de escribir un libro sobre la identidad judía, de darme tiempo", dijo este hijo de refugiados judíos alemanes nacido en Montauban (suroeste de Francia) el 4 de abril de 1945.

Cohn-Bendit, que inicialmente había optado por la nacionalidad alemana, tuvo prohibida la entrada a Francia durante diez años después del alzamiento estudiantil de 1968, aunque solía volver disfrazado. Su expulsión motivó un amplio movimiento de respaldo, bajo el eslogan "Todos somos judíos alemanes".

Esta fue su cuarta legislatura como eurodiputado. Con la baza de su doble cultura y nacionalidad, fue elegido por primera vez diputado europeo en Alemania en 1994, luego en Francia en 1999, otra vez en Alemania en 2004 y finalmente en Francia en 2009, al frente del movimiento Europa-Ecología, que logró ese año un histórico 16%, igual al del Partido Socialista francés.

Daniel Cohn-Bendit hará campaña por última vez para apoyar a los Verdes en las elecciones europeas. "Pero el 31 de mayo, chau chau, me voy a Rio, para hacer reportajes sobre la copa del mundo de fútbol", aseguró, olvidando quizás que poco antes se había dicho fatigado por los años.

En esta nota: