ARGENTINA Internacionales -  30 de abril 2014 - 20:15hs

Cura acusado de crímenes de dictadura argentina llevaba tres años en Paraguay

El sacerdote Aldo Omar Vara, detenido el lunes en Paraguay por su supuesta participación en homicidios y torturas durante la dictadura argentina, llevaba tres años en la localidad de Ciudad del Este, donde se refugió porque pensaba que el proceso legal en su país no era justo, según fuentes eclesiales.

Vara, de 80 años, permanece en arresto domiciliario por disposición de un juez en la parroquia Virgen del Rosario, a la espera de que Argentina pida su extradición.

"Se refugia (en Paraguay) porque no encuentra justicia en su país. Salió porque no era un proceso justo", dijo a Efe el párroco de Virgen del Rosario, Ecar Cleider.

Contra Vara pesaba una orden de captura de la Interpol, bajo los cargos de "privación ilegal de la libertad agravada por amenazas y violencia, homicidio agravado por alevosía y concurso de tres personas por lo menos, homicidio (desaparición forzada) e imposición de tormentos".

Vara, quien fue capellán del Ejército entre 1971 y 1979, era buscado desde el 6 de agosto de 2013, tras ser identificado por víctimas de la dictadura.

"Yo no sé cuándo él supo (que le buscaban). Empecé a sospechar por algunos indicios, como que había personas vigilantes" en la zona, dijo Cleider, quien indicó que pese a ello nunca habló con Vara del tema hasta esta semana. "Nosotros sabíamos que él tenía problemas en su país", añadió.

El pasado diciembre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos argentino ofreció 100.000 pesos (12.500 dólares) para quien aportara datos que llevaran a la captura del cura, como parte de un fondo de recompensas para personas que ayuden a la detención de acusados de crímenes de lesa humanidad.

Según el párroco, el sacerdote argentino se presentó voluntariamente ante la Policía en Paraguay "para no crear un problema".

El lunes, la Policía lo llevó a Asunción, donde un juez decretó el arresto domiciliario por su edad y problemas cardiacos, y fue trasladado de vuelta a la parroquia bajo custodia policial.

A su regreso a Ciudad del Este, localidad fronteriza con Brasil, Vara pidió a Cleider que lo acogiera en la parroquia mientras cumple el arresto domiciliario, momento en el cual hablaron por primera vez del proceso contra él, según relató el párroco.

Cleider, que se incorporó a la parroquia hace un año y medio, dijo desconocer cuándo llegó Vara, pero otra fuente parroquial indicó a Efe que llevaba tres años allí.

En ese período hacía confesiones diarias y oficiaba misa, según la fuente, que lo calificó como un "excelente padre".

Vara era un cura "itinerante", no adscrito permanentemente a una parroquia, contaba con una credencial, un documento que avalaba que era sacerdote, y viajaba con cierta frecuencia a Brasil y Argentina, explicó el párroco.

Cleider dijo que Vara no está oficiando misas en este momento debido a su delicado estado de salud. "Está enfermo, deteriorado por su situación", señaló.

El jefe de Interpol en Paraguay, el comisario Fabio Ramón Sanabria, explicó a Efe que la Justicia argentina tiene un plazo máximo de 45 días para pedir su extradición.