EGIPTO Internacionales - 

Al Sisi dice que ciudadano egipcio "sentirá un cambio en su vida en dos años"

El candidato presidencial egipcio, Abdelfatah al Sisi, dijo hoy que, si sale elegido en las elecciones previstas para finales de mes, el ciudadano de su país "sentirá un cambio en su vida en dos años".

En la segunda parte de la primera entrevista televisada que concede nunca, Al Sisi aseguró que hace un mes que comenzó a elegir a su equipo y que este será "civil y no militar" y que elegirá "a los más competentes y no por motivos de confianza", porque Egipto necesita "hombres valientes, leones y genios".

Añadió que ni va a formar un partido político ni va a pertenecer a ninguno, ya que le es "suficiente" con el apoyo popular.

En la segunda parte de esta entrevista que ha sido emitida entre ayer y hoy de forma simultánea por dos canales privados egipcios, CBC y OnTv, Al Sisi afirmó que reactivará la economía egipcia a través de la racionalización del gasto y de la reducción de los beneficios de las empresas, pero que sus medidas "no afectarán a los pobres".

Como muestra de los problemas económicos que atraviesa el país, Al Sisi cifró en 1,7 billones de libras egipcias (cerca de 242.000 millones de dólares) la deuda estatal.

Desde el pasado 30 de junio de 2013, cuando comenzaron las protestas que tres días después desembocarían en la destitución militar del expresidente islamista Mohamed Mursi, Egipto ha recibido 20.000 millones de dólares de ayuda económica, según el exjefe del Ejército, que agradeció el gesto.

Por otra parte, prometió distribuir las tierras del Estado para la gente que quiera trabajar en ellas, crear muchos proyectos nuevos, entre ellos, ciudades industriales, aumentar el número de provincias "a 32 o 33" -en vez de las 27 actuales- y descomponer El Cairo para que "la gente se extienda hacia otras ciudades".

Preguntado por el problema de la electricidad en Egipto, que sufre de temporales cortes diarios, Al Sisi afirmó que no lo solucionará a través de un aumento de la producción, sino de reducción del consumo, "cambiando las bombillas" por unas de menor potencia, y agregó que "será el Estado el encargado de cambiarlas".

En materia religiosa, Al Sisi aseguró que mira a los egipcios "como egipcios y no como musulmanes o cristianos", y añadió que hay que "respetar las opciones personales".

Por otra parte, el exjefe de las Fuerzas Armadas, que lideró el golpe de Estado que acabó con Mursi el pasado 3 de julio, sostuvo que, ese día, el Ejército esperó "hasta las cuatro de la mañana para que Mursi aceptara la celebración de un referéndum sobre su continuidad, pero él lo rechazó".

En cuanto a la política internacional, Al Sisi reconoció recientes acercamientos a Rusia para "diversificar las relaciones exteriores", aunque "sin descuidar las anteriores" -en referencia a Estados Unidos- con el objetivo de conseguir su apoyo para la lucha contra el terrorismo y la mejora de la situación económica.

Pese a que Al Sisi destacó que esperaba haber tenido más rivales, tan solo dos candidatos aspiran a la Presidencia de Egipto en estas elecciones, cuya primera vuelta se celebrará los próximos 26 y 27 de mayo: el propio Al Sisi, cuya popularidad se disparó tras la destitución militar del presidente Mohamed Mursi en julio pasado, y el izquierdista Hamdin Sabahi.

En esta nota: