HONG KONG Internacionales - 

Líder estudiantil hongkonés, desafiante al entregarse

El joven líder de las protestas pro democracia que se prolongaron durante meses en Hong Kong se mostró desafiante el viernes al entregarse a la policía para un posible arresto.

Joshua Wong, de 18 años, hizo un signo de la victoria con la mano a sus seguidores antes de entrar en una comisaría de policía el viernes con otros tres miembros de su grupo estudiantil.

Los cuatro forman parte de los activistas y legisladores pro democracia que recibieron instrucciones de presentarse en el cuartel general de la policía para ayudar a la investigación sobre las protestas callejeras, que las autoridades declararon ilegales.

Wong dijo que él y los demás miembros del grupo estaban preparados para ser arrestados, pero no cooperarían.

El joven prometió que habrá más manifestaciones del "Movimiento Paraguas" en el futuro y que cualquier arresto "sólo motivaría más a los estudiantes de secundaria y universidad para salir a la calle y sumarse a las protestas". Añadió que no estaba nervioso porque sería su tercer arresto.

Una portavoz de la policía no hizo comentarios sobre qué cargos podrían presentarse contra Wong.

Los otros tres miembros del grupo Scholarism —Agnes Chow, Oscar Lai y Derek Lam_: fueron liberados unas dos horas más tardes, después de que rechazaran quedarse retenidos bajo fianza. Se enfrentan a cargos de asamblea no autorizada y organizar e incitar a otros a sumarse a una asamblea no autorizada, según una entrada en la página de Facebook del grupo.

Liderados por estudiantes, los manifestantes cortaron calles en tres zonas del enclave financiero chino el pasado otoño para pedir más libertad electoral de las que las autoridades en Beijing están dispuestas a conceder. El movimiento, y sus jóvenes líderes, lograron un gran apoyo inicial cuando la policía lanzó docenas de rondas de gases lacrimógenos contra los manifestantes, llamando la atención del mundo. Algunos manifestantes emplearon paraguas para protegerse durante las protestas, dando su apodo al movimiento.

Sin embargo, las protestas fueron perdiendo fuerza después de que el gobierno ignorase durante meses las peticiones de que el gobierno renunciase al requisito impuesto por China de que todos los candidatos a las primeras elecciones a líder del enclave, en 2017, sean filtrados por un comité próximo a Beijing.

Después de que la policía despejara el último campamento de protesta a mediados de diciembre, las autoridades prometieron investigar y arrestar a los "principales instigadores" en tres meses.