LONDRES Internacionales -  2 de marzo 2015 - 15:38hs

Londres pide a "familias y comunidades" que combatan la ideología yihadista

La ministra británica de Interior, Theresa May, alertó hoy sobre la creciente amenaza terrorista en el Reino Unido e hizo un llamamiento a las "familias y comunidades" donde viven jóvenes en peligro de radicalizarse a combatir la ideología yihadista.

En una comparecencia en el Parlamento británico después de que la semana pasada se revelara la identidad de uno de los miembros más famosos del grupo Estado Islámico (EI), el llamado yihadista "John" -un londinense de 26 años-, May dijo que combatir el extremismo "no solo depende del Gobierno y de los poderes que se otorgan a la policía".

"Las familias y comunidades también deben comprometerse a trabajar para asegurarse de que derrotamos esa ideología venenosa", afirmó May, que salió al paso de las críticas por parte de la oposición laborista por haber relajado en 2012 los poderes de las fuerzas de seguridad para mantener bajo control a sospechosos de terrorismo.

La responsable de seguridad del Partido Laborista, Yvette Cooper, criticó la eliminación hace tres años de las llamadas "órdenes de control", aprobadas en 2005 por el Gobierno de Tony Blair, que permitían mantener un estrecho cerco sobre presuntos terroristas sobre los que no pesaban acusaciones judiciales concretas.

Al amparo de esa ley, la policía podía obligar a los sospechosos a vivir en una ciudad distinta del Reino Unido, imponerles un toque de queda y prohibirles reunirse con determinadas personas, así como impedirles el uso de teléfonos móviles e internet.

En 2012, el Ejecutivo del primer ministro David Cameron sustituyó esas órdenes por las llamadas "Medidas para la Investigación y Prevención del Terrorismo" (Tpims, en inglés), que optaban por un control "menos intrusivo".

Entre otros cambios, las fuerzas de seguridad ya no podían retener en su domicilio a un sospechoso ni obligarle a cambiar su ciudad de residencia.

Tras esa relajación de las medidas contra los sospechosos de terrorismo, la policía perdió la pista de al menos dos personas relacionadas con el yihadista "John", identificado como Mohammed Emwazi, que viajó a Siria para unirse al Estado Islámico, según revelaron los medios británicos.

"En ningún momento nadie de la policía ni los servicios secretos me ha comentado que si tuviéramos el poder de cambiar la localización (de los sospechosos) seríamos capaces de evitar que la gente viaje a Siria", argumentó May.

El pasado mes de febrero entró en vigor en el Reino Unido un paquete de medidas para combatir el terrorismo que otorga competencias a la policía para retirar temporalmente el pasaporte a los sospechosos de querer unirse a grupos extremistas en Oriente Medio.

La nueva norma restaura además la opción de obligar a esos individuos a cambiar su lugar de residencia y de prohibirles acercarse a determinadas zonas en el país.

En un discurso en Colchester (este de Inglaterra), Cameron dijo por su parte que su Gobierno hará "todo lo que sea necesario" para proteger al Reino Unido de la amenaza terrorista.

"Mi visión es la de mantener la seguridad nacional en primer lugar. Cueste lo que cueste, haremos todo lo que sea necesario para garantizar la seguridad de los británicos", afirmó el primer ministro.

FUENTE: EFE