Marina escoltará a barcos de EEUU en Estrecho de Ormuz

Associated Press

La Marina de Estados Unidos comenzará a acompañar a los buques comerciales con bandera estadounidense durante su paso por el Estrecho de Ormuz, la boca del Golfo Pérsico, para asegurar que no exista alguna interferencia por parte de Irán, informaron el jueves autoridades estadounidenses de Defensa.

La nueva política, que aún no es anunciada oficialmente, fue adoptada en respuesta a lo que Washington ve como un comportamiento provocador por parte de Irán. A inicios de semana, buques del Cuerpo de Guardias Revolucionarios dispararon tiros de advertencia cerca de un carguero con bandera de Islas Marshall, al que han detenido junto con toda la tripulación.

Publicidad

Irán aseguró que intervino sobre el Maersk Tigris debido a que la línea Maersk les debe dinero de una demanda ganada.

Los botes de la patrulla naval iraní también rodearon un carguero estadounidense en esa misma zona el viernes pasado, antes de dejarlos seguir su trayecto sin mayores incidentes. El Pentágono dijo que consideró el incidente como una provocación.

Publicidad

El estrecho es angosto y parcialmente dentro de los límites de aguas territoriales de Irán. Bajo un protocolo reconocido internacionalmente, llamado "tránsito inocente", se le permite al tráfico marítimo pasar a través del estrecho sin interferencia, incluso si las embarcaciones están por momentos en aguas iraníes, mientras no violen los reglamentos como el transporte de armas o la recopilación de inteligencia.

Funcionarios de defensa estadounidenses dijeron que la decisión de comenzar a acompañar a las embarcaciones comerciales de Estados Unidos durante su paso por el estrecho se basó en una recomendación del Comando Central, que es responsable de las acciones militares de Estados Unidos en Medio Oriente.

El secretario de Defensa, Ash Carter, fue informado sobre la decisión, de acuerdo a uno de los funcionarios que agregó que el gobierno de Barack Obama no quiere que la operación sea vista como un acto de provocación, dado el delicado estado de las negociaciones nucleares con Irán. El pacto aún no se finaliza y está sujeto a un intenso escrutinio y críticas por parte del Congreso estadounidense.

Publicidad

Publicidad